4 Mitos sobre estudiar una maestría en el extranjero

4 Mitos sobre estudiar una maestría en el extranjero

Llega un momento en nuestras vidas, en el cual buscamos explotar nuestro máximo potencial a nivel profesional, laboral y personal. Es en ese instante en que nos hacemos la pregunta: ¿Qué me falta para completar o mejorar en mi perfil académico? Muchas veces dar ese paso, hace que empecemos a investigar, universidades, programas, becas y muchos otros recursos, que nos hagan más fácil decidirnos y elegir la mejor opción que se adapte a nuestras necesidades personales y profesionales. Una de estas decisiones radica en si este gran paso que daremos será en nuestro país de origen o fuera de él. Si tu opción es complementar tus estudios actuales realizando una maestría en el extranjero, en este artículo te daremos a conocer algunos de los principales mitos que giran en torno a este tema para que los dejes de lado, y emprendas tu nuevo reto académico.

Mito N°1: Realizar una maestría en el extranjero cuesta mucho dinero

Realidad:

La verdad correspondiente a nuestro primer gran mito, y que en muchas oportunidades es la clave fundamental para embarcarnos en este desafío es pensar que realizar un postgrado fuera de nuestro país es muy costoso. Los recursos monetarios no deben convertirse en un impedimento que frustre nuestras aspiraciones, ya que la mayoría de universidades del exterior ofrecen diversas alternativas que te permitirán solventar tus estudies, como becas, planes de pago, flexibilidad en el número de asignaturas que llevarás por semestre. Y en muchos países el gobierno es una pieza fundamental que brinda apoyo a los estudiantes extranjeros que están en la búsqueda un programa académico. Lo importante es no perder el entusiasmo de mejorar y/o perfeccionar tu formación continua.

Mito N°2: No necesito una maestría en el extranjero porque ya tengo trabajo

Realidad:

Contar con un trabajo es importante, pero ser reconocido como el mejor colaborador dentro de él, lo es aún más. Al encontrarnos en un mundo tan globalizado y altamente competitivo, debemos ser conscientes que detrás de nosotros siempre habrá alguien que se encuentre mejor preparado y que tenga más experiencia, entre otras cualidades que existen. Por eso sin lugar a dudas agregar una maestría a tu hoja de vida, te dará puntos adicionales ya que obtendrás conocimientos actualizados y aplicables a tu realidad; y con ello obtendrás mejores oportunidades para ascender profesionalmente, convirtiéndote en un profesional mucho más atractivo y mejor remunerado dentro mercado laboral. A esto debemos agregar que las maestrías en el extranjero, cuentan con un plus adicional, puesto que conocerás realidades académicas y personales diferentes a las de tu país de origen, sumarán mayores beneficios para ti.

Mito N°2: Debo tener fluidez en el idioma inglés para realizar una maestría fuera de mi país.

Realidad

Hoy en día cuentas con muchas alternativas que te ayudarán con este mito. El idioma está en función al país anfitrión donde quieres ser recibido. Existen muchas universidades de habla hispana que cuentan con excelentes programas de maestría, por lo cual el idioma no representa una barrera entre tus aspiraciones y no conocer un idioma extranjero. Y si dentro de tus ambiciones esta aplicar a una universidad de habla extranjera, te contamos que muchas de ellas cuentan con programas intensivos de inglés que podrás llevar antes de comenzar tus estudios de maestría.

Mito N°3: Para hacer una Maestría en el Extranjero sobre Negocios, se necesita contar con el patrocinio de una empresa

Hoy en día del 100% de los estudiantes de un MBA en el extranjero solo el 6% cuenta con el patrocino, la mayoría de los estudiantes costea sus propios gastos con otras fuentes de financiamiento como créditos personales, facilidades de pago o becas otorgadas por las propias embajadas del país anfitrión.

Mito N° 4: No encontraré trabajo rápidamente después que retorne a mi país de origen

La recolocación laboral puede conllevar algunos meses después del retorno a tu país de origen; pero no debes desanimarte si es que luego de culminar tus estudios no logras una mejor posición o un salario más alto a corto plazo. Hay que tener en cuenta que hay que poner de nuestra parte para crecer dentro de una organización y hacer valer las nuevas competencias adquiridas basándonos en nuestra nueva experiencia académica.

 Ahora que ya hemos revisado 4 de los principales mitos sobre la oportunidad de estudiar una maestría en el exterior, nos damos cuenta de que todos quedan desestimados, puesto que ante cualquier problema siempre existirá una solución, por eso te instamos a no abandonar tus metas profesionales y sueños personales. En un mundo globalizado las oportunidades para estudiar fuera de tu país, con el pasar de los años y los avances tecnológicos existen más facilidades para las personas como tú, interesadas en ampliar sus conocimientos para ser mejores cada día.


Leave a comment

Please note, comments must be approved before they are published